2 comentarios

CLEOFAS BARRAZA

EL ÚLTIMO CRISTERO

CAPÍTULO TRES

CLEOFAS BARRAZA

No hay hombre más bravo que Cleofas Barraza
Y búsquenle ruido y verán lo que pasa

JOHN WAYNEAsí comenzaba el corrido del cristero que había sido el brazo derecho de Sóstenes durante la guerra de la Iglesia Católica contra el gobierno de Plutarco Elías Calles. Era Cleofas de estatura mediana. Había perdido el ojo izquierdo defendiendo el convento de Santa Xóchitl al principio de las hostilidades Cristeras. Al acabarse la guerra había andado a la deriva por varios años, hasta que el gobierno estatal le había ofrecido el puesto de Jefe De Las Fuerzas De Seguridad Del Noroeste. La inactividad y el tiempo le habían agregado tantos kilos a su cuerpo que ya había tenido que cambiar cuatro veces la talla de su uniforme en los doce años que tenía en el ejército. Tenía un año protegiendo los proyectos de exploración y explotación de recursos naturales en los municipios de Chalchihuites y Jiménez Del Téul.

¡Aquí le traemos un sentenciado a muerte, Coronel Barraza! —le gritó el Capitán desde la falda de la loma donde estaba el cuartel improvisado—. ¡Dice el Ingeniero que lo mate enseguida porque tiene influencias en Zacatecas!

Salió Cleofas acomodándose el parche del ojo.

¿Pos quén es, tú?

¡Es su amigo, el General Cuervo, Coronel!

¿Qué? ¿Qué fregaos tás diciendo?

¡Que el sentenciado a muerte es su amigo, Coronel! ¡Es el General Sóstenes Cuervo!

ENREDADO CON LAZOSCleofas se quedó inmóvil, dudando de que lo que pasaba fuera verdad. Aunque venía enredado en las reatas, reconoció a su antiguo jefe que subía por la vereda flanqueado por una docena de sardos.MANOS AMARRADAS - TIED HANDS—¡No sean sonzos! —exclamó lleno de indignación—, ¿cómo se ponen a escoltar asina un hombre de la talla del General Cuervo? ¡Quítenle las sogas! ¡No sean sonzos, hombre! —bajó de prisa a encontrarlos y ayudó a desenredarlo—. —Dispense a estos muchachos, General —le dijo dándole un abrazo—. Yo creo que’llos pensaban que’ra usté Benjamín Argumedo, oiga. Por eso lo traiban todo liado cómo un cuete, ja, ja, ja!

Sóstenes coreó la carcajada. Luego se quedó viendo a Cleofas fijamente. —Te andaba buscando rogando a Dios no encontrarte, Cleofas. Pero de todos modos me da muncho gusto volverte a ver. Tás más gordo, oyes.

¡Ah que Mi General, hombre! —le echó Cleofas un brazo encima—. ¿Y cómo está eso de que no me quería jallar, oiga?

Es que te andaba buscando pa’ matarte, Cleofas.

Dio Cleofas un salto hacia atrás.

¡Ah jijo! ¡Adió, General! ¿Y eso por qué, oiga?

Se heló la voz de Sóstenes: —Por la masacre de indios que permitites que hiciera el ejército hace tres meses.

¡Ah que Mi General Cuervo! Tá usté mal informao, oiga. En primer lugar no eran todos indios, fíjese. Había tamién unos robavacas que ellos escondían. Y no jué masacre tampoco. Todos ellos taban armaos hasta los dientes, oiga. Mataron a siete soldaos y mandaron al hospital a otros diez. Ese jue el reporte que me dio mi gente.

Sóstenes meneó la cabeza y perdió la vista en el horizonte.

006_charles_bronson_theredlistQizá si has tao tú presente lo hubieras evitao, Cleofas. Tengo que pensar eso pa’ poder vivir sin odiar al amigo que arriesgó tantas veces su vida ayudándome a defender los derechos de Dios. Pero vale más que ora cumplas la orden que tienes de matarme, porque si no yo sé que tarde o temprano nos vamos a enfrentar. Los enemigos de los indios son mis enemigos. Si no me matas tú, yo te voy a matar para que no vuelvas a mancharte las manos con la sangre de mis hermanos.

No pudo evitar Cleofas la traición de una lágrima. —¡Ah que Mi General, hombre! Pos vamos a echarnos un trago y a platicar de nuestros tiempos, oiga. Ay mañana usté me dice cómo se quere morir. Porque, de que tengo que cumplir mis órdenes, ni hablar, oiga. Usté mejor que naiden sabe que las tengo que cumplir. Yo’stoy aquí bajo las órdenes del Ingeniero.

¡Pos juega el gallo, Cleofas! —pasó Sóstenes al patio del cuartel—. Traite la botella ll’ay mañana decidimos mi muerte, oyes.

___________________________

CONTINUARÁ

REMIGIO SOL 2013 ©

Anuncios

2 comentarios el “CLEOFAS BARRAZA

  1. me gusta leer, es precioso saludo amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: