2 comentarios

EL ORIGEN DEL CUERVO

EL ÚLTIMO CRISTERO

CAPÍTULO QUINCE

EL ORIGEN DEL CUERVO

HOMBRE CON COISTAL A LA ESPALDATodo el día caminó el viejo con su costal a la espalda siguiendo el rastro de Plácido. Se detenía sólo cuando sus pies no podían más, y descansaba un instante mientras bebía de la cantimplora que había llenado en elCARAMAYOLA VIEJA primer arroyo que cruzó. De tiempo en tiempo sacaba una gorda de su morral y se la comía sin detenerse. Así lo agarró la noche, y el cansancio lo rindió. Antes de cerrar los ojos le amarró la boca al costal y se lo puso de almohada.

Mañana le seguimos. Los que vamos siguiendo tamién tienen que descansar.

El despuntar del alba lo despertó con el canto de un cenzontle. Sentía los ojos llenos de arena y el cuerpo todo duro, pero así se puso en pie y continuó su andar SENTADO EN UNA CUMBREtras las huellas de su amigo. En una cumbre llamada el Puerto de la Calavera, se le perdieron las huellas. Por un buen rato intentó encontrarlas, pero todo fue en vano. Cabizbajo se sentó en una piedra. Dos lágrimas se le escaparon del alma y rodaron por sus mejillas.

No se sorprendan de verme llorar, oigan —comenzó a decirle al costal—; No se sorprendan. Les voy a platicar de mí pa’ que me conozcan. Mi madre se llamaba MARISOL DE ESPAÑA CUENDO ERA NIÑAAltagracia Marfil. Nació debajo de un PUENTE DEL DIABLO EN SEGOVIA ESPAÑApuente en Segovia, España. Según una leyenda, dicho puente jue construido por el mismo Diablo. Y es allí onde está la ironía, porque mi madre era un ángel. La trajeron sus padres a este continente cuando ella tenía apenas diez años. Se establecieron en una hacienda que estaba situada entre Mazapil y Concepción Del Oro. Mi abuelo nunca estuvo de acuerdo en la explotación de los indios. Esto le ganó munchos enemigos entre los ricos de la región. En uno de tantos estallidos de violencia política llegaron los Federales y masacraron a todos los adultos de la hacienda. Mi madre entonces tenía quince años. Se la llevaron a un cuartel cerca de Valparaíso, y se la dieron de criada a la esposa de un coronel. En ese tiempo mi padre tenía veinte 600full-charles-bronsonaños. Se llamaba Teófilo Cuervo, era indio Zacateco nacido en la Sierra del Sagrario. Era el jefe de una gavilla de bandoleros que peleaban contra todo lo que oliera a gobierno. Un día se juntó con un grupo de alzados y atacaron el cuartel en Valparaíso. De allí se llevó a mi madre a la sierra. A los tres meses se casaron, y a los siete nací yo en la Cueva del Tepozán. Mis padres murieron luchando por sus ideales, dejándome güérfano cuando yo tenía siete años. Me criaron mis tíos paternos, pero tamién pasé algunos años con mi tío Prudencio Marfil. Él jue’l que me’nseñó a escrebir y me inculcó el amor por las joyas literarias de todos los tiempos que tenía en un baúl. Yo aprendí a ler en esos libros. Tamién jue mi tío Prudencio el que me’nseñó la fe religiosa de mi madre. Cuando crecí me dediqué a labrar la tierra y a trabajar una mina de oro que me jallé. Vivía bien. Compartía siempre lo que tenía con los demás. Los mineros y los labradores me eligieron Presidente de SHARLES BRONSON JOVENMinasanta. Pero tamién a mí me llegó el gobierno y me quitó todo lo que tenía, dizque porque era yo hijo de un Cuervo. Me juí a la sierra y allá duré varios años sin querer saber nada de los pueblos. Al 20080513klphishmx_11_Ies_SCOdecretar Plutarco Elías Calles sus leyes contra la Iglesia llegó mi tío Prudencio a invitarme a ayudar a los cristeros a defender los derechos de Dios. Al año ya era yo General. Cuando se acabó la guerra quedó mi vida a la deriva: sin ton ni son, como dice la canción. Me entró la idea de vivir en todos los pueblos de Zacatecas, y comencé a ponela en práctica. Vivía un mes en un pueblo, y luego me iba al siguiente. Así recorrí todo el Los_Municipios_del_Estado_Zacatecanoestado, conociendo las gentes y sus costumbres; su música y sus bailes, y sus comidas; y la geografía de esta tierra que tanto amo. Cuando terminé mi recorrido, hice una cueva en Minasanta y me quedé a vivir allí. Una tarde venía de la sierra de visitar a mis tíos. Venía bien cansao y bien borracho. Estaba oscureciendo. Al llegar al Llano Del Diablo me tropecé con una burra muerta. Junto a ella gemía un burrito que parecía tener sólo unos días de nacido. Escuché una voz como trueno detrás de mí:

¡Yo soy el que la mató!

newman-mark-rocky-mountain-bighron-ovis-canadensis-canadensis-colorado-usaMe volví a ver quien hablaba. Era un borrego con los ojos rojos y unos cuernos de oro que se enroscaban alrededor de la orejas. Me estremeció la presencia de aquel animal, que de por sí estaba grande, y más grande yo lo he de ver visto con el miedo. Continuó hablando:

También a su hijo lo voy a matar de un tope, y a ti no te voy a dejar pasar. Te tienes que devolver por donde veniste. Este es mi llano.

Me armé de valor y me encomendé a Dios.

Mira —le dije al monstruo, interponiéndome entre el burrito y él—: Si cres que vo’a dejar que le hagas daño a este animalito tás equivocao.

¿Te atreverías a enfrentarte conmigo aun sabiendo que no me puedes vencer? —me dijo.

Si te entro a los topes te puedo vencer, chamuco sonzo —le contesté, y sin darle tiempo a reaccionar me le juí encima con la cabeza por delante. Rodamos los dos por el suelo. Yo viendo las estrellas y sangrando de la frente, y él balando lastimeramente. Cuando me iba levantandohombre de barro se me vino encima y me dio un tremendo tope en las costillas, aventándome varios metros. Se me dejó venir otra vez. Intenté levantarme, pero no pude. En eso miré al burrito venírsele encima al borrego. Yo aproveché que lo distrajo pa’garrármelo de los cuernos. El burrito comenzó a pataleale el vientre con la patas traseras. Trató el borrego de zafarse, pero yo lo tenía agarrao hasta con los dientes. En un tirón supremo se me soltó, pero me quedé con los cuernos en las manos. Se le jue encima al burrito y lo agarró con el hocico de una de las patas delanteras. Rodó por el suelo el animalito gimiendo de dolor. Yo me levanté y vi al borrego corriendo a toda carrera rumbo a la sierra. Dicen que desde entonces se aparece sin cuernos. Yo le llevé los cuernos al padre Bernabé y él los envió a Durango. Llevé al burrito a mi cueva y mandé llamar a una albéitara que se llama Onoria pa’ que nos atendiera a los dos. A los tres días, el pelo que le salió al burrito en la parte herida era blanco como la nieve.

Con un profundo suspiro terminó Sóstenes su relato. Luego se puso de pie y siguió andando hasta que se fue el sol y llegó la luna, y él no podía dar un paso más. Los años y la andada lo tumbaron junto a una piedra.

CONTINUARÁ

REMIGIO SOL 2013 ©

Anuncios

2 comentarios el “EL ORIGEN DEL CUERVO

  1. Una buena historia Remigio me divertido con esta gran lectura además has nombrado a España y eso me gusta ahh y la foto de Marisol
    Leeré el próximo
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: