9 comentarios

EL PRECIO DE LA VANIDAD

TAXI 20TAXI CHSITOSO CARTOONSELLO DE LA CIUDAD DE MODESTO

CHOFER: Raúl Damián

CIUDAD: Modesto California

911 DESPACHADORAEl patrón tiene que asistir a una junta y no puede encargarse de la reservación de la una de la tarde —me notificó la despachadora, entregándome un sobre con las instrucciones del raite—. La clienta que vas a llevar a San Francisco es una mujer muy importante y rica. Vas a manejar el taxi del patrón y debes ir vestido de traje.

Okey —contesté.

Denzel-Washington-se-considera-una-persona-común¿Okey? —cuestionó un chofer—. Que yo sepa nunca te has puesto un traje en toda tu vida, Raúl.

Que no cunda el pánico, compañero —leenrique-iglesias-hairstyles-716287687 repliqué—. En la tienda de modelos exclusivos en la que compro mi ropa me pueden resolver ese problema en un santiamén.

comprando un traje azulMe dirigí en seguida a la tienda de segunda mano y compré por 9.95 (Nueve dólares con noventa y cinco centavos) un finísimo traje azul que me quedaba perfecto.

Y tan perfecto me quedaba que cuando me miré al espejo en mi casa pasé casi una hora admirando mi hermosa imagen.

* * *

50th-Grammy-Awards-hannah-montana-751799_1296_1920Cuando me dijeron que el dueño de la compañía me iba a llevar Stanford —dijo la clienta al subirse en el asiento trasero—, nunca me imaginé que él fuera tan joven.

Ah… bueno yo…

No seas modesto. Te felicito porque a tan temprana edad eres ya todo un empresario.

Ah… gracias,señorita, pero…

Además tienes un excelente gusto para la ropa ¿eh? Este traje debe haberte costado una fortuna. Ni siquiera Remigio Sol usa ropa tan elegante.

Ah… bueno… la verdad es que… siempre me ha gustado vestir bien.

Me gustaría regalarle un traje como el tuyo a alguien que conozco. ¿Te puedo preguntar cuánto te costó?

Ah… bueno, sí. Me costó novecientos noventa y cinco dólares.

Es lo que pensé, porque… bueno, debe ser muy fino ¿eh? pero vale la pena; se te ve muy bien.

050704-006_oval_w960_q30Una mentira lleva a la otra, y así nos fuimos todo el camino: la clienta preguntando y yo presumiendo hasta por los codos. Por fin llegamos a la universidad, y la clienta —la actriz Rana Gitana— se despidió de mí con la promesa de llamarme después.

Me duele la cara de ser tan guapo —me fui cantando todo el camino de regreso.

Antes de que devolviera a la yarda el taxi del patrón, me mandaron por Lily, una de nuestras clientas regulares.

lily-allen-sonriente-2-wallpapers_16180_1680x1050¿Cómo está, Raúl? —me preguntó burlona desde detrás de mí—. ¿En cuánto le dieron este traje tan elegante?

Ah… bueno, la verdad es que estaba en oferta…

Pues sí que estaba buena la oferta: Nueveprice-tag-icon dólares con noventa y cinco centavos. Ahí trae un enorme cartón con el precio colgando atrás del cuello. ¿Por qué no se lo quita?

REMIGIO SOL 2013 ©

Anuncios

9 comentarios el “EL PRECIO DE LA VANIDAD

  1. Jajaja ya me ha pasado, lo de la etiqueta no lo de mentir

  2. Jajajajaja que buen rato he pasado riéndome… Muy buen humor Remigio… encantado de leerle. Viva la música siempre

  3. Aajajaaa muy bueno remigio ¡¡ay!! que vanidosos somos a veces con lo bonita que es la humildad verdad?
    Feliz martes ni te case sin te embarques ajaa
    Carmen

  4. saludo amigo, muchas gracias y que pases feliz miercoles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: