4 comentarios

PETRONILA

matlock (1)Al principio no le encontré sentido, pero enseguida concluí que alguien había marcado por error mi número y había grabado en mi buzón un mensaje que era para otra persona. Decía así:

Gorgonia, mi amor: Soy yo, tu ferviente enamorado. Ya no estés enfadadita conmigo, mi calabacita hermosa. Tú sabes que si me voy a casar con la sonza de Petronila es solamente para apoderarme de la mitad de su cuantiosa fortuna. Te prometo que un mes después de la boda me divorcio y me caso contigo para llevarte a pasear por todo el mundo con el dinero de la sonza de Petronila. Llámame por favor, mi conejita orejona”.

Intenté enseguida borrar el mensaje, pero no le hayo a estos teléfonos modernos y no pude hacerlo.

Comenzó a darme vueltas en la cabeza la injusticia que se iba a cometer con la pobre Petronila, y decidí intervenir en el asunto.

blogosferaLo primero que hice fue entrar al internet y buscar en las notas de sociales las bodas que estaban por celebrarse. Media hora después ya estaba yo frente a la mansión donde vivía Petronila Torogoz.

las-10-parejas-jovenes-masDespués de unos minutos de espera la vi llegar en su coche acompañada del granuja que se iba a casar con ella. Se miraba ella más joven que en la foto del internet, pero era ella.

¡Hipócrita vividor! —le grité al hombre—; ¡Si tuviera yo veinte años menos te enseñaría a respetar los sentimientos de una mujer!

Se quedaron los dos viéndome con desconcierto y temor.

images (1)¡Y usted, señorita, me gustaría que escuchara este mensaje! —le dije a Petronila, sacando mi celular.

No sé quién será usted —me dijo el hombre—, pero si no se aleja de aquí le vamos a llamar a la policía.

Váyase por favor, señor — me dijo la ilusa Petronila —. No estamos interesados en oír ningún mensaje.

Comprendí que era inútil tratar de razonar con una mujer enamorada que está a punto de casarse, y decidí hablar con sus padres. Esperé frente a la casa hasta que vi salir en un coche a quien seguramente era la abuela de Petronila, porque debía tener más o menos mi edad. La seguí sin que me viera hasta la biblioteca. Comprendí que debía actuar con tacto si no quería provocar una reacción negativa.

andy-griffith-matlock¿Puedo hablar con usted un momento? —le pregunté en el estacionamiento.

¿De qué? —me contestó sorprendida.

Sabe usted algo de libros? —le pregunté.

Algo he de saber. Soy la directora de la biblioteca.

¡Qué bueno! Entonces sí va a poder ayudarme. Estoy buscando una novela, pero no sé el nombre.

¿Sabe el nombre del autor?

No, en verdad no lo sé tampoco, pero la novela se trata de un vividor que hace creer a una joven rica que la ama, pero en verdad todo lo que él quiere es apoderarse legalmente de la mitad de su dinero.

liz-taylors-final-resting-place-revealed-L-7qOVASEstos escritores ya no tienen imaginación —me replicó la abuela—. Ese tema ya se ha escrito miles de veces. No creo que le pueda ayudar; lo siento mucho.

Echó a andar hacia la entrada.

Espere —insistí. A lo mejor el nombre de la protagonista le ayuda a atar cabos: ella se llama Petronila.

Se detuvo en seco y me miró a los ojos.

celular-manoMe gustaría que escuchara este mensaje —le dije, acercándole mi celular y activando el mensaje.

Aún llenos de lágrimas, sus ojos eran los más hermosos que he visto.

No sabe cuánto le agradezco esta información —me dijo, tendiéndome su mano—. Si hay algo que pueda hacer por usted venga a buscarme a la biblioteca.

No tiene nada qué agradecerme —le contesté—. Y si quiere que le demos una lección a ese granuja, nadamás deje me meto al gimnasio una semana. Yo gané el torneo de los Guantes de Oro hace… bueno, hace algunos años.

No se moleste —dijo sonriendo a medias—. Ese granuja —cómo lo identifica atindamente usted— es ese escritorcillo que se llama Remigio Sol. Yo misma me voy a encargar de despedirlo con un par de bofetadas salvadoreñas.

¿Remigio Sol? ¿Pero que no está él muy viejo para pretender casarse con Petronila?

elizabeth_taylor_2Pues viejo sí está y mucho. Pero por ahí andamos. Yo soy Petronila.

REMIGIO SOL 2013 © 

Anuncios

4 comentarios el “PETRONILA

  1. Aajajaaja Remigio cuanta imaginación tienes eres un buen escritor una historia preciosa nos has reatado gracias ahh! me ha hecho mucha gracias como llamas a tu chica, calabacita hermosa! muy lindo…cada cual dicen que tiene lo que merece no?

  2. Aquí está la gaviota ajajaa venga donde esta la Petronila?

  3. Como cambiamos con la guapísima que era Elizabeth Taylor y al final de sus días ya ves?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: