Deja un comentario

KINGSTAR

TAXI 21Visalia_Logotaxi (3)

CHOFER: Gildardo Corrales

CIUDAD: Visalia California

14236833-retrato-del-perro-salchicha-de-color-rojo-sobre-un-fondo-blancoSiempre era lo mismo: Ahí estaba echado en medio de la calle el mugroso perro salchicha cruzado de pastor alemán. No podía yo sonarle el claxon porque eran las tres de la mañana y los vecinos estaban durmiendo. Entonces tenía que apearme del taxi y hablar en voz baja con el perro.

¿Te quieres mover por favor para que pueda estacionarme en mi propia casa, Kingstar?

Kingstar se levantaba con parsimonia extrema y me lamía un poco. Luego se perdía en las sombras meneando el rabo.

Nadie sabía quién era el dueño del salchicha; creo que lo era toda la vecindad , aunque nadie en el barrio tenía permiso para tener perro en su vivienda.

Aquella madrugada venía yo más cansado que nunca y me molesté demasiado porque Kingstar no se daba prisa en levantarse.GeeAxxAFXp-12

¡Muévete, sonzo!—, le grité dándole un puntapié.

El can emitió un leve gemido y se alejó.

Inmediatamente me sentí culpable y corrí a buscarlo, pero no lo encontré.

Nadie volvió a ver a Kingstar en el barrio desde la madrugada del puntapié.

anthony_quinn_photo5Por eso le va a uno cómo le va, porque uno es malo. Principalmente cuando ya uno está mayor, la gente lo busca solamente para obtener algún beneficio material.

Afortunadamente también hay gente buena. Como por ejemplo Clarisa, mi clienta favorita. Siendo mucho más joven que yo, ella siempre me hacía sentir importante y hasta atractivo.olga-kurylenko-with-pearl-jewelry

Lo invito a mi casa cuando termine su turno —me dijo una tarde.

Pero yo termino mi turno a las tres de la mañana —le repliqué—. No creo que sea apropiado…

Los dos somos adultos —insistió. Yo vivo sola. Le preparo un café y podemos platicar un rato.

Pero… ¿De qué podríamos hablar?

pearl-necklaces-sexyMire —me dijo quitándose un collar—: quiero que por favor lleve este collar con un joyero a que le hagan una evaluación. Ya que sepa usted cuanto vale, quiero que me preste en efectivo el valor de la joya, quedándose usted con ella cómo garantía. Es una emergencia ¿sabe? Lo espero sin falta para sacarle fotos al collar y firmar un contrato. Después podemos pasar un rato a solas.

ANTHONY QUEEN CON SOMBREROPor lo del préstamo no se preocupe —le contesté—. Pero… en cuanto a lo demás… no sé que pueda ver usted en mí, Clarisa. Ya tengo sesenta años y usted debe andar en veinticinco.

Usted me gusta mucho, Gildardo— me dijo acercando su boquita a mi oído—. Lo espero sin falta.

Pues sí que me metió en un problema la Clarisa con su invitación.

Anthony-Queen-Kevin-Costner-Revenge_TINIMA20120820_0194_3Las perlas son genuinas—me dijo un joyero amigo mío—. Este collar vale por lo menos mil dólares.

A las dos de la mañana paré de trabajar y me fui a mi casa a bañarme y cambiarme de ropa. Puse en el bolsillo de mi gabardina el collar y el dinero.

Llego en quince minutos—, le dije a Clarisa por teléfono.

No sabe lo feliz que me hace, Gildardo —me contestó—. Le prometo que no se va a arrepentir. Estaciónese en el callejón atrás de mi apartamento.

images (12)Seguí sus instrucciones al pie de la letra. Me dio un poco de temor aquel callejón tan oscuro, pero me bajé del taxi, y temblando de emoción eché a andar hacia el apartamento de la bella dama que me esperaba ansiosa.

Oí un leve silbido detrás de mi cuello ycachiporra sentí en la cabeza el golpe que me derribaba. En medio de la oscuridad y con la vista nublada por el impacto alcancé a distinguir la figura enmascarada que me golpeaba brutalmente con una cachiporra.

Con la experiencia de toda una vida en las calles logré incorporarme, pero mi atacante desenfundó una pistola y mebxp137715h apuntó. En el momento en que jalaba el gatillo una sombra le cayó encima, desviando la bala que estaba destinada a mi corazón.PERRO SALCHICHA ENOJADO

Como fiera enloquecida, Kingstar mordía y arrinconaba al malechor que había soltado la pistola y se protegía como podía de las dentelladas del salchicha.

Salieron los vecinos que ya habían llamado a la policía y me ayudaron a atarle las manos y los pies al enmascarado.

¿Conoces a esta persona? — me preguntó el sargento, quitándole la máscara al asaltante.

anthony-quinn-a-heranca-ferramonti1974-dir-mauro-bologniniMe eché a temblar de decepción y sorpresa.

Sí… se llama Clarisa.Olga-Kurylenko-quantum-of-solace-2712566-450-496

No se llama Clarisa —me corrigió el sargento—. Su verdadero nombre es Artemia Santos, alias La Asaltasonzos. La hemos estado buscando por mucho tiempo. Tiene tantos delitos que hay una recompensa de cincuenta mil dólares para quien ayude en su captura. ¿Qué vas a hacer con el dinero?

anthony_quinnVoy a rentar una casa en donde sí pueda tener un perro —le contesté abrazando a Kingstar.

REMIGIO SOL 2013 ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: