2 comentarios

EL GALLO GIGANTE

TAXI 22welcome1355691601_eureka_city_seal

CHOFER: Nicanora Rojas

CIUDAD: Eureka California

 ________________________________________

spotlight-willie-nelsonSi te casas conmigo yo puedo ayudarte a vengar la afrenta que recibió tu familia hace muchos años —le dijo el cliente a Nicanora.

Jennifer-jennifer-lopez-28658212-1600-1200¿Ha… ce muchos años? No… sé de qué me habla, Míster Nelson —contestó ella.

Sí lo sabes. Tu familia perdió todo en una pelea de gallos en México. A mí me lo contó tu padre antes de morir.

¿Antes de morir? Pero yo estaba muy chiquita entonces. Yo no siento desos de venganza contra nadie.

Tú tienes la oportunidad de reivindicar el honor de los Rojas en tu pueblo. Está en tus manos borrar la afrenta que sufrieron al salir con la cola entre las patas.

¿Entre las patas? Pero ¿cómo vamos a hacerlo? No creo que usted sepa de gallos, y yo menos. Además los Cañizares son todavía los amos del pueblo y tienen los mejores gallos…

Los amos del pueblo van a volver a ser ustedes, los Rojas. Tengo mucho dinero y un amigo científico japonés que hace modificaciones genéticas en las aves.

¿En las aves? Pero es que…

* * *

celebrities-jennifer-lopez-262177¿Puedo hablar con Ruperto Cañizares? —preguntó Nicanora.

Yo soy Ruperto Cañizares Junior —le respondió el joven que127796_prof había abierto la puerta—. ¿En qué puedo servirle?

¿En qué puede servirme? Soy Nicanora Rojas y vengo a retar a los Cañizares a una pelea de gallos.

¡Hazla pasar y vete a tu cuarto, Ruperto! —gritó una mujer desde la sala.

Pero… —protestó Ruperto.

¡Pero nada! Métete en tu cuarto. Este es un asunto entre mujeres.

Pase, señorita —le indicó Ruperto a Nicanora—. Y de antemano le pido disculpas por la actitud de mi abuela.

¿De su abuela? Gracias, es usted muy amable —contestó ella pasando a la sala.

elena rojo enojadaAsí que eres Rojas ¿eh? Bueno, pues si pelea quieres, pelea vas a tener. Pero te advierto que nuestro Polvorete es invencible.

¿Invencible? Todos somos invencibles hasta que perdemos —le contestó Nicanora—. El gallo americano que le vamos a traer va a hacer que su famoso Polvorete ponga un huevo en medio del palenque. Pero la apuesta tiene que ser la hacienda de los Cañizares contra un millón de dólares.

Espero que te sobre el dinero igual que te sobra la lengua, pollita presumida —le contestó la abuela—. ¡Pelea la hay que la hay!

* * *

07Edithpalenque2 Ya el dinero y las escrituras se habían depositado con las firmas requeridas en el banco del pueblo.

No cabía en el palenque ni un alfiler. Ya se habían efectuado todas las peleas de relleno. El Polvorete cantaba imponete en el redondel. Solamente faltaba el gallo americano.

pese08032Parece que tu gallo no se va a presentar —le dijo la abuela a Nicanora—. Si en cinco minutos no está aquí, vas a perder tu dinero de cualquier manera. A ver si ahora sí aprenden los Rojas a reconocer a sus superiores.

¿Superiores? —preguntó Nicanora viendo nerviosamente su reloj.

pollograndeY enmudeció el palenque cuando entró Míster Nelson cabestreando un gallo del tamaño de un caballo.

El Polvorete de los Cañizares se agarró cacaraqueando como gallina asustada, poniendo un huevo ahí, en medio del redondel, echándose luego a correr hacia donde fuera.

Al no tener rival a quien atacar, el gallo gigante se le fueclip-image0011scared-1 encima a la gente, la cual salió despavorida, comenzando con Mister Nelson y la abuela, quedando la plaza vacía en un santiamén.

Nicanora se cuatrapeó con un objeto y cayó al suelo.

El gallo gigante la vio se le vino encima listo a atacarla. Y ya cuando estaba el horrible pico del monstruo a un centímetro de ella se oyó un disparo que le atravesó la cabeza al monstruo, cayendo éste pesadamente al suelo con los estertores agónicos característicos en este tipo de bestias.

images (11)Con el cañon de su rifle aún humeante, Ruperto Cañizares se acercó a Nicanora y le ayudó a levantarse.

Ella se echó en sus brazos temblando todavía.

Fue él quien rompió el silencio:

Vámonos alejados del mundo —le dijo al oído—. Donde nadie nos diga que hacemos mal.images (6)

¿Que hacemos mal? —contestó ella—. Sí, vámonos donde nadie nos juzgue; donde no haya justicia ni leyes ni nada; nomás nuestro amor.

REMIGIO SOL 2013 ©

scaredDM1111_468x584baby-with-giant-roosterimages (9)

Anuncios

2 comentarios el “EL GALLO GIGANTE

    • Gracias, Ave.
      Cuando un cuento no está raro podría estar aburrido.
      En este caso es solo una ocurrencia literaria inspirada en una imagen extraña.
      Las palabras finales en el diálogo se las pedí prestadas a José Alfredo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: