Deja un comentario

YO NO ME LLAMO JEZABEL

EL CUERVO JÚNIOR

CAPÍTULO ONCE

DSanAngeloBridgee Eagle Pass se fue Petrita en autobús a San Ángelo.

Nicanor se fue de aquí hace mucho tiempo, señorita—le dijo Eloy a Petrita—. El trabajo aquí estaba despacio y unos muchachos lo sonsacaron. Se fueron a California.

—¿Y cómo le hace uno pa’ llegar allá, oiga?

El mayordomo meneó la cabeza.

IGNACIO LOPEZ TARSO CON SOMBRERO BLANCOAunque llegaras, muchacha, California es el estado del país en donde vive más gente. Sin el domicilio nunca vas a poder encontrar a Nicanor.

Pero es que lo tengo que hallar —expresó Petrita—. A eso vine y no me voy hasta que sepa donde está.

Volvió a menear Eloy la cabeza.

Espérame —le dijo—. Déjame hacer unas llamadas.

Después de algunos minutos, el mayordomo dejó el teléfono.

Parece que Nicanor vive en Santa Bárbara. Cuando menos esa es la última dirección que tienen los muchachos. Aquí en este papel está apuntada.

Tomó Petrita el papel y lo leyó varias veces en voz baja.

GENELIA D'SOUZA CON LA MANO EN SU CUELLOTengo que aprendérmelo de memoria, oigan —les dijo—. Pa’ en caso de que se me pierda el papel. ¿Pero cómo le hago pa’ llegar a Santa Bárbara?

¿Tienes dinero?

Traigo doscientos dólares que me prestó mi amiga Margarita.

¿Tienes papeles?

N… no.

Después de hablar un rato con su esposa, Eloy le dijo a Petrita:

ignacio-lopez-tarso-en-la-tempestad-de-shakespeare_116404.jpg_22728.670x503Mi mujer dice que te conviene más irte en avión; que las veces que ella ha ido de El Paso a California nunca la han chequeado porque el vuelo no es internacional. Nosotros te vamos a llevar al aeropuerto. Cuando llegues a Los Ángeles tienes que agarrar el autobús hasta Santa Bárbara.

* * *

Lo primero que grabó Petrita en su memoria al llegar a LosLAX_Theme_Building_by_Mark_Baertschi_3-12-11 Ángeles fue la gigantesca araña en medio del smog y el rugido constante de los aviones.

¿Dónde pudo agarrar el camión pa’ Santa Bárbara? —le preguntó a una pareja que se veía claramente que eran latinos.

ANGELINA JONES Y BRAD PITTNosotros vamos para allá —le dijeron—. El bus le cobra treinta dólares, nosotros la llevamos en carro por veinte.

¿De veras? ¡Qué buenas gentes son ustedes! Qué bueno que me los encontré porque todo lo que me queda son veinte dólares.

soiled-20-dollar-billDanos el dinero para ponerle gasolina al coche —dijo la mujer.

Petrita sacó de su mochila un billete y se lo dio. La mujer lo puso en su bolso.

Ahí tenemos el coche en ese parking —le dijo a Petrita—. Aquí espéranos. Ahorita pasamos a recogerte.

Desde el momento en que desaparecieron de su vista, Petrita se dio cuenta de que había sido robada. Pero cómo es muy cierto que la esperanza muere al último, esperó una hora a ver si volvían por ella. Y esperó otra hora, y otra más. Luego se echó a llorar y a maldecir en silencio su ingenuidad. Volteaba a todos lados sin encontrar a nadie a quien atreverse a pedir ayuda. spider_viewport.jpga352e205-65b5-444c-87cd-ba7135288f8cLargerEntre la niebla y el smog volvió a descubrir aterrorizada la gigantesca araña del aeropuerto. Le parecía que movía sus enormes patas y se acercaba hacia ella para devorarla. Temblaba y rezaba en silencio. No se daba cuenta que un hombre alto y de lentes claros la observaba cuidadosamente. Se acercó a ella y le tendió la mano.

la-et-cm-jeff-goldblum-to-participate-in-googl-001Me llamo Apolión —le dijo—. ¿Le puedo ayudar en algo?

Petrita le contó lo que le pasaba.

No se preocupe, señorita —le dijo el hombre—. Vamos a mi casa para que se quede ahí esta noche. Yo la puedo llevar a Santa Bárbara mañana en la mañana.

Pe…pero…—balbució Petrita—, ¿usté vive solo?

No, qué va, señorita. De ninguna manera le pediría que se quedara en mi casa si viviera solo. Vivo con mi esposa y mis tres hijos.

Black-Van_fullPetrita siguió al hombre por el estacionamiento. Abordaron una vagoneta negra y salieron del aeropuerto. En cuanto entraron a la autopista el temor comenzó a apoderarse de los sentidos de Petrita. El hombre no hablaba. Y aunque lo hubiera hecho ella no hubiera podido oírlo porque llevaba la radio a todo volumen en un programa en que un predicador se desgañitaba gritando el amor de Dios Todopoderoso y el fin del mundo. Cuando llegaron a la casa en un barrio oscuro, ya iba ella convencida de que estaba en peligro. En cuanto se bajó del vehículo se echó a correr, pero el hombre la alcanzó y la agarró del pelo. Casi a rastras y tapándole la boca la metió en la casa. Petrita lloraba y temblaba tirada en el suelo.

JEFF GOLDBLOOM LOCO DE REMATENo me tengas miedo, Jezabel —le dijo—. Ya estoy cansado de que las mujeres me tengan miedo. ¿Cómo pueden tenerme miedo a mí? ¡A mí! Yo no te quiero hacer ningún daño. Solo quiero darte el agua de la vida —dijo esto y se acercó a Petrita con un vaso en la mano. El líquido parecía ser agua, pero Petrita recordó consejos que le habían dado Graciano y Margarita.wallpaper_genelia_dsouza_011-1024x768

Yo no me llamo Jezabel ni me voy a tomar ni a comer nada que usté me dé —dijo firmemente abriendo su mochila—. Déjeme salir, y no se me arrime porque le encajo el cuchillo en la panza.

¿Te atreverías a atentar contra la vida del hijo de Dios?

Usté no es hijo de Dios. Usté más bien parece ser un hijo de… de algo que no tiene nada que ver con Dios. Y si no cree que me animo a picarle la panza, nomás arrímese.

ARCO DE TIJUANAEl hombre apagó la luz, salió y cerró la puerta. Petrita trató de abrirla en vano. Comenzó a gritar a todo pulmón pidiendo ayuda.

Todavía estaba gritando cuando llegaron dos hombres en uniforme verde y se la llevaron.

Tres días después estaba en Tijuana.

REMIGIO SOL 2013 ©

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: