3 comentarios

MERCANCÍA VIRGEN

EL CUERVO JÚNIOR

CAPÍTULO DOCE

GENELIA D'SOUZA CON SU CARITA TRISTESin dinero y sin conocer a nadie; inexperta, joven y hermosa, Petrita encajaba perfectamente en el molde de las víctimas de los depredadores de la frontera. No hacía ni una hora que la habían deportado cuando se le acercó un muchacho que parecía ser aún más joven que ella.

¿Quieres pasar?

S… Sí, pero no sé dónde queda el río.

VALENTIN TRUJILLO SONRIENDOAquí no hay río, esa. Aquí lo que hay es una barda. ¿Trais quinientas bolas?

No.

¿Cuánto trais?

Pos… la verdad no traigo nada, pero mi padre les puede pagar cuando lleguemos a Santa Bárbara.

¿Trais el teléfono de tu jefe?

Nomás traigo la dirección.

No, esa. Sin el número de teléfono no te puedo encontrar quien te lleve. ¿Eres virgen?

¿Qué? —preguntó Petrita sonrojada.

No te hagas, esa. Si eres señorita y jalas conmigo yo te encuentro quien te lleve hasta donde vive tu jefe.

Dos lágrimas traicionaron a Petrita.

GENELIA D'SOUZA ANGRY - ENOJADAA la mejor tu madre quiere pasar al otro lado, fíjate —le dijo al muchacho mirándolo a los ojos—. ¿Por qué no le vas a preguntar si quiere jalar contigo?

El abusador de sureñas no esperaba una respuesta así. Su seguridad se desvaneció ante la furia y la determinación que miró en la mirada de Petrita.V. TRUJILLO

Huy, huy, huy. Hasta renegada me saliste. Eso saca uno por tratar de ayudar a las indias bajadas del cerro a tamborazos.

Se alejó el muchacho y desapareció al voltear la primera esquina. Media cuadra adelante se metió en LALO MORA PERFILA DERECHOuna cantina y se acercó a un hombre como de cuarenta años. Usaba el grueso individuo tejana blanca y chamarra negra. Estaba tomándose una cerveza.

¿Qué onda, Malablao?— le saludó el muchacho.

¿Qué onda, güey?

Te vendo una polla, Malablao.

¿Trai la feria?

No, pero su jefe va a pagar en Santa Bárbara.

¿Dónde la tienes? —se puso de pie El Malablao.

Se fueron andando hasta la esquina. Desde ahí le señaló el muchacho a Petrita.

Esa es, ese.

¿En cuánto la das, güey?

Te la doy en doscientas bolas.

Te voy a dar ciento cincuenta —dijo El Malablao con la voz temblándole de deseo—. Pero si algo sale mal me tienes que devolver toda la feria, güey.

El muchacho se alejó rumbo al boulevard de los antros de vicio. El Malablao se acercó a Petrita con una sonrisa amable.

lalo mora con tejana blanca perfil izquierdoMe dijeron que quiere usted ir a Santa Bárbara, señorita. Si su papá va a pagar yo la puedo llevar.

¿De…veras, señor? ¿Usté me va a llevar con mi Apá?

Immigration Secure BorderAl atardecer Petrita seguía por el monte al Malablao. Habían brincado la barda y corrido hacia un rumbo diferente del de las otras docenas de personas que habían cruzado al mismo tiempo. En cuanto entraron a San Ysidro se detuvo El Malablao. Le ordenó a Petrita caminar enfrente de él. En el rato que llevaba con ella su diabólica intención de ultrajarla se había enardecido al punto que no podía esperar más.

Sígueme —le dijo de pronto—. Vamos a llegar a este hotel. De aquí nos va a levantar el coyote que te va a llevar a Santa Bárbara.

Petrita fingió ignorar la intención del hombre y lo siguió. Desde que cruzaron había notado cómo la miraba y cómo en ocasiones rozaba su cuerpo en incidencias que no podían ser accidentales. Ya sabía ella presentir el peligro. En unos cuantos días la frontera le había enseñado a conocer a los hombres más de lo que su pueblo lo había hecho en dieciocho años. En cuanto El LALO MORA DE FRENTEMalablao entró al hotel y comenzó a hablar con el hombre detrás del escritorio, ella arrancó calle arriba. Dio vuelta aquí y allá y siguió corriendo sin rumbo. Su juventud y el entrenamiento físico al que la había sometido Graciano le ayudaron a correr hasta que se sintió a salvo. Estaba a salvo del Malablao, pero sabía que la migra podía aparecer en cualquier momento. Sin embargo no tenía ya miedo. Era otra cosa que la frontera le había enseñado: a no tener miedo del vendaval de peligros que asolaban toda la línea divisoria. Entró en un edificio Greyhound_Station_cuyo logo con un galgo desbocado le resultó conocido. Paseó su mirada por todas las personas que había dentro y se dirigió a un hombre mayor.

—¿Habla español, señor?—le preguntó.ERIC DEL CASTILLO FELIZ

Y también totacha, mija—le contestó él—. Me llamo Odilón Corrales. Soy del estado de Guerrero, allá donde dicen que están los meros matones —su aliento tenía un fuerte olor a alcohol.

Tá bien, Señor—le contestó Petrita sonriendo—. Pero yo no necesito que me maten ahorita, oiga. Yo lo que necesito es que alguien me ayude porque no traigo pa’ mi boleto hasta Santa Bárbara.

Se echó a reír el hombre.

Usted no se agüite, paisanita. Deje ver cuanto me quedó de la salidita esta que hice a Tijuana —sacó su cartera y contó la que traía.

TIJUANA Y SAN YSIDROUn rato después, desde la ventana del autobús divisaba Petrita las ciudades de Tijuana y San Ysidro haciéndose más chiquitas en la distancia. Su amigo de Guerrero le contaba cómo después de salir de su trabajo en una huerta de limón había ido a tomarse una cerveza a un bar. Después de la primera vinieron otras.

eric-del-castillo VIENDO HACIA ARRIBADe pronto me dieron ganas de volver a estar en nuestra tierra. Y que agarro el camión y me voy pa’ Tijuana. Allá estuve todo el fin de semana con las rorras.

De pronto el autobús comenzó a perder velocidad. Poco a poco fue deteniéndose hasta parar completamente.

¿Qué pasa, oiga? —preguntó Petrita—. ¿Por qué se paró el camión?

Llegamos a la garita, mija —contestó el hombre—. Le decimos San Clemente, pero aquí es San Onofre.

GENELIA SERIA¿Y… usté cree que me van a pedir mis papeles así cómo ando vestida con la ropa de los Vaqueros de Dallas y con mis lentes?ERIC DEL CASTILLO CON LA BARBILLA SOBE SU MANO, PREOCUPADO

No, mija. No creo que te pidan nada. Nomás te agarran y te bajan.

CONTINUARÁ

REMIGIO SOL 2013 ©

Anuncios

3 comentarios el “MERCANCÍA VIRGEN

  1. Muy bueno Remigio gracias por estos hermosos post que no haces
    Feliz martes
    P.D. no participaste en los cuentos relatos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: