Archivo | enero 2014

Estás explorando los archivos del sitio por fecha.

7 consejos para curar gripe y resfriados

Anuncios

CANCIÓN PARA NOEMÍ

CANCIÓN PARA NOEMÍ

Noemí Fasolasí Capullito de alelí Soy la Ó y tú eres la Í _ El primer día que te vi Fue el día que te perdí ¿Por qué no me dices que sí? _ Siete e-mails te escribí Y ninguno recibí ¿Por qué no te acuerdas de mí? _ Si mañana me morí Sabes hoy […]

LOS  TRES BUSCADORES DE ORO

LOS TRES BUSCADORES DE ORO

Hacía tres semanas que los turistas habían llegado y aún no encontraban ningún yacimiento digno de exploración. —Vamos a olvidarnos de esto —dijo Harrison—. Dediquemos el resto de nuestras vacaciones a tomar fotos y videos del paisaje. Daría cualquier cosa por encontrar una veta. —Yo también —afirmó Michael. —Y yo también —terció Kathleen. Mal habían […]

REBELIÓN EN LA NAVE

REBELIÓN EN LA NAVE

—No existe constancia de la previa exploración de este islote espacial —afirmó Gordi, el Asistente en Jefe—. Me parece una imprudencia el haber aterrizado aquí. —No seas aguafiestas —le recriminó el capitán Espoko—. Algo interesante vamos a encontrar. Diose en su totalidad el equipo de exploradores a escrutar la yerma y accidentada superficie de aquel […]

IRMÁN

IRMÁN

No sé por qué nací con la cara deforme. Mis padres me abandonaron en la puerta de una delegación de policía, de modo que mis primeros pasos los dí dentro de una celda. Los gendarmes y los presos me enseñaron a hablar, leer y escribir. También me enseñaron a defenderme, pero nunca me dejaban salir […]

AL FINAL DEL DÍA

AL FINAL DEL DÍA

Mil y una frustraciones Marcaron este día Mi vida hecha jirones Mi muerte se reía _ Insultos y pasiones Y odios desatados Residuos de traiciones Y besos olvidados _ Mas ya cayó la noche Y vuelvo a quien me ama Sin falta ni reproche: Mi cama _ REMIGIO SOL 2014 ©

LA NUEVA TECNOLOQUÍA

LA NUEVA TECNOLOQUÍA

—Márcale a mi amada esposa —le ordeno a Aifon, mi teléfono. Después de un minuto mi teléfono me informa. —Tú esposa no contesta. ¿Deseas dejarle un mensaje? —No —le contesto—. Intenta otra vez, Aifon. —Tú esposa no está en casa —vuelve a informarme mi teléfono. ¿Deseas que la localice? —Puedes hacer eso? —le pregunto sorprendido. […]