3 comentarios

EL ESCORPION, LA COBRA Y LA RATA

Phillip Schofield and Holly WilloughbyDoña Perfecta y Don Pomposo recibían con la mejor de sus sonrisas a los invitados.

Enmarcadas en oro, las obras originales de Picasso, Rembrandt, Van Gogh y otros pintores famosos adornaban las paredes.

El piso de mármol negro lucía entreverados de plata de Taxco.MANOS TOCANDO GUITARRA CLASICA

La guitarra en vivo de Remigio Sol —modestia aparte— armonizaba con el canto de las aves en el florido jardín.

Irresistible era el aroma que venía de la cocina.

Fashion-luxury-quality-chenille-font-b-velvet-b-font-hanging-ear-dining-table-flag-table-clothAlrededor de aquella mesa cubierta con manteles de seda y encaje de oro fuimos acomodándonos.

Antes de comenzar a comer se nos pidió guardar silencio para que Don Pomposo hiciera la oración de agradecimiento a Dios por aquellos alimentos.

alacran-rojo - RED SCORPIONYa me llevaba yo el primer deleite a la boca cuando vi el enorme escorpión descendiendo sutilmente uno de los marcos de las puertas.

Busqué a mis dos hijos y los abracé.Cobra-King-Venom

Iba a advertirles del peligro a nuestros anfitriones cuando descubrí la cobra en una pequeña cesta de mimbre. Sacaba la cabeza y se balanceaba amenazante.

LA RATA DEL DIABLOAl ponerme de pie descubrí la rata de fauces babeantes que se dirigía directamente hacia nosotros…

* * *

open-door-in-the-red-heart-a--waiting-for-loveSi nos somos capaces de abrirle de par en par las puertas de nuestro corazón a alguien, es mejor que nunca lo invitemos a nuestra casa.

Ese escorpión, esa cobra y esa rata son los resentimientos que guardamos como un maleficio en nuestra memoria.

Por más que intentemos frenarlas, estas alimañas van a saltar fuera de nuestro control y van a dañar —no solamente a aquellos contra los que sentimos rencor— sino a todos nuestros invitados y a nuestra propia familia.

LUMBRE - FIRENuestro lenguaje corporal puede ser tan hiriente como nuestras palabras.

Hay que limpiar nuestra vida. Hay que echar nuestro veneno a la hoguera del olvido para que sea destruido para siempre.

Cuando nuestra casa esté limpia podremos invitar a todos a ella.CRISTO LLAMANDO A TU PUERTA

Incluso podremos invitar a Cristo.

No ocupamos tener un palacio físico para ser hospitalarios.

Una casa humilde y una taza de café se convierten en un tesoro cuando se ofrecen con un corazón limpio.

REMIGIO SOL 2014

 

 

 

www.turbosquid. 2snake-pictures-king-cobra-3rats

3 comentarios el “EL ESCORPION, LA COBRA Y LA RATA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: