Archivo | julio 2014

Estás explorando los archivos del sitio por fecha.

CLAP, CLAP, CLAP

CLAP, CLAP, CLAP

Garibalada no quiso cambiar su carrera por mí; por eso me voy de esta casa. Pero no me iré sin vengarme. Por eso elegí este día y hora para marcharme. Ya llega aquí mi ex, la posible nueva Gerenta Ejecutiva del Banco Aurífero. —¡Hola, mediocre! —me grita subiendo hacia su recámara—. ¿Todavía estás aquí? —Ya […]

EL COREANO GIGANTE

EL COREANO GIGANTE

—De acuedo a nuestro calibrador laser—aseguró Krustar el reptiliano—, este obelisco caído mide diez mil quinientos metros de largo y está hecho de una sola pieza de madera terrícola. —Debe haber un error —protestó Zen-Zen, la batracia venusnina—. No hay en el universo planta tan grande. Debe ser aserrín prensado. —Perforémoslo para analizar su consistencia […]

JAZMIN

JAZMIN

En mi mente se alojan sedimentos Recuerdos polvorientos Siluetas en vaivén . Deambulando por sueños Espectrales Huyendo en los breñales Jadeando en el andén . ¿Qué sería del amor Sin tu recuerdo, Jazmín? ¿Qué sería De la música sin ti? . Languidecen Las letras que te escribo Y vivo fugitivo De mi propio maniquí . […]

ESPOSA CIBERNETICA

ESPOSA CIBERNETICA

Encontré a una chica Por medio de internet Muy bella en las fotos Llamada Elizabeth . De Oxnard en la plaza La conocí en persona Y a unas cuantas cuadras Mirábase muy mona . Dentadura portátil Y peluca sintética Pupilentes baratos Y charla cibernética . En cuanto a ser madura Sí dijo la verdad ¡Era […]

EXCESO DE PESO

EXCESO DE PESO

Aconteció que los indocumentados de California decidieron premiar al ilegal que más veces había burlado la persecución de la Patrulla Fronteriza. Cornejo se llamaba aquel enjuto y jovial individuo, tan raudo que los agentes perseguidores no le veían ni el polvo en las redadas. —Soy una estrella inalcanzable —se jactaba el tipo. De todo el […]

LA VENGANZA DE LAS TERMITAS

LA VENGANZA DE LAS TERMITAS

—¡Hay que fumigar todas las estructuras de madera! —ordenó el alcaide—. ¡Tenemos que acabar con las malditas termitas! E hízose así: no quedó en la entidad ni una astilla sin ser rociada con aquel químico letal para los isópteros. Y aconteció que al día siguiente el pueblo no cabía en sí de alegría al comprobar […]