Deja un comentario

El Hombre En La Escalera

TAXI 11Goleta_city_seal

CHOFER: Esmeralda SauzalTAXI CAP CACHUCHA DE TAXISTA

CIUDAD: Goleta California

¡Four Four! —se anunció Esmeralda por el radio.

Adelante Doble Cuatro —le respondió el despachador.

Le avisa por favor al jefe que no voy a manejar a la noche. Me llegó por Tweeter un mensaje de una prima lejana y tengo que ir a Santa María.

Roger, Doble Cuatro. Cualquier cosa que ocupe nos llama, ¿okey?

Roger. Gracias.

* * *

ESCALERA DE APARTAMENTOS STAIRWAYLa noche era cálida. Pasaba de las doce cuando Esmeralda comenzó a subir los escalones que conducían al segundo piso. Había botes y botellas de cerveza vacíos en cada escalón. Rechinaba el pasamanos con cada paso que daba. En la oscuridad miró un bulto de forma indefinible tirado en el último peldaño. Cuando lo brincó se dio cuenta de que era un hombre gordo dormido que apestaba a alcohol y a vómito. Tocó la puerta de un apartamento y salió un muchacho

What?

Quiero hablar con Nicanor Gatuño, —dijo Esmeralda.

No, no vive aquí.

Pero… ¿no sabe usted dónde vive?

No.

JABIRÚPero… ¿es aquí dónde viven unos muchachos de Guatemala?

El único que queda aquí de Guatemala es El Jabirú.

¿Puedo hablar con él?

Pues se va a tener que esperar hasta que despierte.

No sea malo. Trate de despertarlo. Me urge mucho.

Pues si quiere calarle a despertarlo usted, —dijo el muchacho. Pero yo creo que es mejor que venga mañana.

No, —dijo Esmeralda tratando de entrar. Ya no quiero esperar más tiempo.

liz luz siluetaEl muchacho le impidió el paso. —El Jabirú es ese que está ahí tirado en la escalera.

Esmeralda fue y se sentó en el suelo en la esquina del corredor. Un rato después salió el muchacho y tocó en la puerta de otro apartamento. Lo oyó hablar con una mujer. Luego vino ella y le dijo: —Se puede quedar con nosotros hasta en la mañana.

Esmeralda su puso de pie y entró en la puerta semi abierta. La mujer le señaló una sábana en el suelo.

Gracias, — le dijo Esmeralda en voz baja, y se tumbó en su espacio. Se quedó dormida sin más cobija que el calor de su propio cuerpo y sin más almohada que sus sueños.

La despertó el remolino de actividades. Corría gente por todos lados en el apartamento. Se puso a ayudar en lo que podía. Con la excepción de una mujer mayor, en menos de media hora desaparecieron todos los adultos. —¿Quieres ir conmigo a dejar a mis nietos a la escuela? —le preguntó la mujer.

Sí, —contestó ella. Pero antes quisiera ver si puedo hablar con El… ¿Jabalí?

El Jabirú, —la corrigió la mujer.

CHRIS CHRISTIE GOVERNORIban a salir cuando alguien tocó la puerta. Era un hombre de edad mediana y estatura achaparrada. Su pelo era todavía negro y lo traía perfectamente cortado y bien peinado. Usaba camisa blanca, pantalón negro y zapatos de charol. Su cinturón necesitaba desesperadamente otro hoyo junto a la punta para no reventarse.

Me llamo Nicanor Gatuño, pero nadie me conoce por mi nombre; todos me dicen El Jabirú, —le dijo a Esmeralda tendiéndole la mano.

Esmeralda sintió que le flaqueaban las piernas. Las lágrimas le rodaron hasta los labios; por eso las sílabas le supieron a sal.

Usted es mi padre biológico…

REMIGIO SOL 2013 ©

1936 PIERCE ARROW

1936 PIERCE ARROW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: