Deja un comentario

El Marqués Del Bosque Negro

TAXI 16ThousandOaksTAXI AMARILLO EN FONDO AMARILLO

CHOFER: Romualdo Íñiguez

CIUDAD: Thousand Oaks California

Ayúdeme por favor. Tengo mucho frío…

Quítate de la puerta, sonzo —le contestó Romualdo al indigente que tiritaba a la entrada del café—. ¿No ves que estorbas?

No debería ser tan rudo con los vagabundos —le dijo el mesero—. Este invierno es muy severo y ellos no tienen dónde pasar la noche.

Cada uno de nosotros es responsable de su vida —le contestó Romualdo—. Si están en esas condiciones es por que son flojos, ignorantes y viciosos.

Me parece que no es buena idea generalizar —replicó el mesero—. Cada historia humana tiene su propia identidad individual.

HE_restaurant-menu-man_s4x3_lgRomualdo se acomodó en una mesa y ordenó algo para desayunar. Mientras esperaba encendió su tableta y comenzó a escribir.

Sonó su celular —¡Aló!

¿Cómo está, Señor Íñiguez? Soy Sergio Schlitz de la agencia que usted contrató para investigar el origen de su familia —le dijo el investigador—. No hemos encontrado a nadie de sangre azul entre sus antecesores.

¡Pero eso es imposible —replicó Romualdo—. Yo tengo que venir de algún duque o conde; quizá de un marqués…

11131660-silueta-de-ilustracion-de-una-figura-de-hombre-con-un-telefonoLo sentimos mucho, Míster Íñiguez. Nuestra agencia ya agotó todas las posibilidades de que usted descienda de alguien importante. Ahora que… bueno, si usted quisiera invertir un poco de dinero podría haber algo interesante para usted.

¡Dígame qué es! Estoy dispuesto a pagar lo que sea por un título real.

Preséntese a la mayor brevedad en nuestra oficina para que hablemos.

Dejando el desayuno sin tocarlo, el taxista salió a y se dirigió al Centro de Ancestrías Genealógicas. Lo recibió el agente con quien había hablado.

¿Ve ese retrato en la pared, Míster Íñiguez?

Sí.

marques-leganes-rubens1Es Kash Unkefer, Marqués del Bosque Negro de Prusia, Duque de Normandía, y Prefecto de Valencia y Navarra. Por una módica cantidad, él está dispuesto a adoptarlo a usted legalmente y presentarlo en las cortes europeas como su único heredero directo.

Pero… ¿y lo de la sangre azul?

El paquete que le ofrecemos, Míster Íñiguez, incluye una transfusión de sangre que ya tenemos disponible. Después que se la inyecten, el ADN de la familia Unkefer fluirá por sus venas por el resto de su vida.

¿Y… cuánto cuesta el paquete?

Pues mire, Míster Íñiguez, el paquete cuesta cincuenta mil dólares, pero al morir el Marqués usted heredará entre otras cosas el palacio invernal que la familia tiene en Alemania; las joyas familiares; las pinturas originales; las esculturas de oro, plata y mármol…

Pues la verdad sí me interesa la oferta, pero no tengo tanto dinero…

Tendremos que buscar entonces otro candidato. ¡Qué lástima, Señor Íñiguez!

¡No, no! No busquen a nadie. Yo veré cómo reúno la cantidad. Claro que tendré que verificar la validez de su oferta.

Hablais como un verdadero miembro de la rancia y arcaica realeza europea, Señor Conde. Nosotros mismos os proporcionaremos los números a los que debeis llamar para que verifiqueis nuestra honestidad.

MK-BN883_SBCARD_G_20110727170236Ni tardo ni perezoso se dio el taxista a la tarea de endeudarse hasta las orejas para completar la cantidad requerida. Ya que la tuvo, llamó a los números de verificación fidedigna que le había proporcionado la agencia, y los resultados lo dejaron extasiado. Soñábase ya codeándose con la alta alcurnia europea.

Una semana después de la transfusión de sangre estaba Romualdo en el aeropuerto de Los Angeles esperando la hora de su salida a Europa para ir a conocer a su benefactor.

¿Es usted Romualdo Íñiguez? —le preguntó el agente del FBI.

Sí, yo soy el Conde… bueno mi nuevo nombre es…

¿Conoce a este hombre? —le preguntó el agente mostrándole una foto.

Sí, claro. Es el investigador que me…bueno que me ayudó a encontrar a mi antepasado.

Sergio Schlitz es un criminal de la peor ralea —le dijo el agente—. Espero que no le haya dado usted dinero, porque si lo hizo ya se convirtió usted en una más de sus ingenuas víctimas. Acompáñeme a la delegación.

* * *

man_lrgSeis meses después de salir de prisión por haber intentado usurpar una personalidad ajena, Romualdo Íñiguez intentó regresar a su trabajo, pero su petición fue rechazada. Intentó en otras compañias de transporte, pero en cuanto aparecía en su récord la felonía carcelaria lo rechazaban. Comenzó la cuesta abajo a jalarlo sin compasión ni remedio. Una mañana, ya sin un centavo ni lugar donde vivir, sintió un agudo dolor en la cabeza y cayó desmayado.

Tiene por ley que proveernos con una lista de las personas con quien haya tenido sexo en los últimos meses —le dijo el doctor cuando volvió en sí—. Tiene usted sida.

No he estado con nadie en más de un año —contestó sollozando Romualdo—. Pero me hice una maldita transfusión hace unos meses.

Homeless-iron-fence-1Hacía mucho, mucho frío. Arrastrando los pies llegó Romualdo a la puerta de un café y tiritando se sentó en la banqueta. Oyó unos pasos que se acercaban y balbuceó:

Ayúdeme por favor. Tengo mucho frío…

Alzó la vista para ver el rostro del hombre que se había detenido junto a él y descubrió sus propios ojos mirando hacia abajo.

images (1)Romualdo el taxista escribió la palabra FIN en su cuaderno electrónico. Cliqueó enseguida la opción de guardar. Luego apagó su tableta y salió a hablar con el indigente.

Perdone lo que le dije al entrar, mi hermano; le pido mil disculpas. Pase, venga conmigo. Lo invito a desayunar. Ya luego veremos en qué más lo puedo ayudar.

REMIGIO SOL 2013 ©

CORONA DE CARTONINDIGENTE CON GUITARRA Y ROTULO 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: